¿Cómo evitas que el perro de tu vecino ladre?

Tabla de contenido

Si el perro de tu vecino no deja de ladrar, podría ser más que una molestia menor. Un perro que no es tuyo que ladra puede interrumpir tu sueño, estropear tu tranquilidad o convertirse en una molestia que provoca dolor de cabeza.

Incluso puede hacer que sus perros se porten mal, ya que los ladridos constantes se convierten en una distracción, y es posible que sus propios cachorros sientan la necesidad de ladrar de vuelta.

Entonces, ¿cómo logras que el perro de un vecino amortigüe el sonido? Aquí hay algunos pasos a seguir.

Habla con tu vecino

En primer lugar, es importante que no te enojes con el perro, por muy tentador que sea. El perro es sólo un perro y hace lo que hacen los perros.

En su lugar, vaya directamente a su vecino. Es posible que no se den cuenta de que existe un problema si el perro ladra mientras están en el trabajo o fuera de casa. O es posible que ya sepan que los ladridos son un problema y están tratando de solucionarlo.

No hagas suposiciones ni acusaciones y acércate a él después de que hayas tenido tiempo de calmarte.

Conozca a su vecino. Las notas escritas a mano pueden ignorarse y no conducirán al diálogo. Es importante comunicar los problemas que está teniendo con el perro de su vecino.

Si descubre que son nuevos padres de perros y no tienen mucha experiencia, puede recomendarles guías de capacitación útiles como esta o recomendar un entrenador local.

Bloquear la vista del perro

Los perros pueden ladrar si son territoriales y sienten que estás entrando en su territorio.

Si nota que el perro de su vecino ladra cada vez que ingresa a su jardín o se acerca a la propiedad del vecino, es probable que el perro sea territorial.

Una buena solución para este tipo de ladridos es bloquear la vista del perro con una cerca, algún tipo de pantalla o arbustos y árboles que le den privacidad. Si el perro no puede verte, es menos probable que te vea como una amenaza.

Hazte amigo del perro

Es posible que el perro aún pueda sentir tu presencia al escucharte u olerte, así que si los ladridos continúan, puede ser el momento de presentarte al cachorro para que sepa que no eres una amenaza.

Pregunta a tus vecinos si puedes conocer a su perro y hacer amigos. Si el perro deja de verte como un intruso, es posible que no sienta la necesidad de ladrar cuando estés cerca.

También puedes sorprender al perro cuando estés en tu jardín, porque no vas muy a menudo. Si usted asusta al perro, es posible que desee intentar pasar un poco más de tiempo en el jardín. De esa manera, nada parece fuera de lo común para el perro cuando estás allí.

Usar un silbato o transmisor de ruido

El refuerzo positivo es la mejor manera de entrenar a un perro, pero si tu vecino no se toma en serio el entrenamiento, es posible que debas corregir el comportamiento del perro que ladra.

a silbato para perros hace un ruido que no molestará a las personas ni dañará a los perros, pero la alta frecuencia molestará a cualquier perro que pueda escucharlo.

Si el perro del vecino comienza a ladrar, dele un silbido. Puede causar más ladridos al principio, pero a medida que el cachorro empieza a asociar sus ladridos con el molesto silbido, es posible que finalmente deje de ladrar para evitar el sonido.

también hay fuentes de sonido de alta frecuencia que puedes colocar en el exterior. Estos responden a los ladridos y emiten un sonido similar al silbato del perro. Esperemos que esto corrija el comportamiento.

Estas soluciones pueden funcionar en algunos casos, pero no siempre son efectivas. Tenga en cuenta que otros perros que viven cerca también pueden verse afectados por el ruido, incluso si no son ellos los que ladran.

Presentar una queja por ruido

Si todo lo demás falla y su vecino no hace ningún intento por frenar los ladridos, puede ser el momento de presentar una queja por ruido.

Habla con tus otros vecinos y fíjate si los ladridos les molestan tanto como a ti. Instálelos a que presenten una denuncia similar. Busque las leyes locales, ya que las diferentes áreas tienen leyes diferentes con respecto a los perros que ladran y las quejas por ruido.

Las autoridades de protección animal suelen ser responsables de hacer cumplir las quejas por ruidos relacionados con los perros que ladran. Lo más probable es que su vecino reciba una advertencia formal, pero si el ruido continúa, podría recibir una multa.

Llamar a la policía no siempre es la mejor decisión, ya que los policías a menudo tienen problemas más grandes que los perros que ladran. Sin embargo, si sospecha que el abuso o la negligencia están causando los ladridos, definitivamente debe involucrar a las autoridades.

Con suerte, las advertencias y las citas motivarán a su vecino a abordar el problema. Si no, ahora podría ser un buen momento para invertir en tapones para los oídos o auriculares con cancelación de ruido.

¿Qué le recomendarías a alguien que quiere que el perro del vecino deje de ladrar? ¡Háganos saber en los comentarios a continuación!

Artículos relacionados:

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Cómo evitas que el perro de tu vecino ladre? puedes visitar la categoría Salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
Esta web utiliza cookies, puedes ver la política de cookies aquí.    Más información
Privacidad