Trazodona para perros: usos, dosis y efectos secundarios

Tabla de contenido

La trazodona es un medicamento que pertenece a una clase de fármacos conocidos como antagonistas de la serotonina e inhibidores de la recaptación (IRAG). Utilizado principalmente como antidepresivo y ayuda para dormir, también puede tratar la ansiedad en los perros.

Generalmente se considera seguro para perros con la recomendación de un veterinario. La mayoría de los dueños de mascotas solo reportan efectos secundarios raros y mínimos.

Esto es lo que necesita saber sobre los usos, la dosis y los efectos secundarios de la trazodona en perros.

Uso de trazodona para perros.

(Crédito de la foto: Dima Berlín/Getty Images)

La trazodona es una droga versátil que puede ayudar con una variedad de problemas de comportamiento, incluida la ansiedad por separación, los comportamientos compulsivos, los ladridos y aullidos excesivos, así como la agresión.

Un veterinario puede darle a su cachorro este medicamento para sedarlo si tiene miedo o ansiedad. ¡A algunos cachorros no les gusta el veterinario! Después de los procedimientos quirúrgicos, a menudo se prescribe para mantener a los perros tranquilos y relajados durante el período postoperatorio.

Antes de las visitas al veterinario, los perros que muestren miedo o agresión pueden beneficiarse de la administración de trazodona. También se puede utilizar como una solución segura y eficaz para ayudar a los perros durante los viajes. Ya sea que se trate de viajes en automóvil, viajes en avión o cualquier otra forma de viaje, este medicamento puede ayudar a aliviar la ansiedad para una experiencia más cómoda.

Dosis de trazodona para perros.

La dosis de trazodona para perros puede variar según varios factores, incluido el peso del perro, la salud general y la afección específica que se está tratando. Es crucial consultar a un veterinario para determinar la dosis correcta para su perro. Los veterinarios generalmente consideran las siguientes pautas de dosificación al recetar trazodona para perros:

Para la ansiedad y los problemas de conducta: La dosis inicial habitual varía de 1 a 2 mg por libra de peso corporal, administrada cada 8 a 24 horas. Esto se puede ajustar según la respuesta del perro y las necesidades individuales. La dosis máxima recomendada es generalmente de unos 6 mg por kilogramo de peso corporal.

Para anestesia durante visitas veterinarias o aseo: Una dosis única de trazodona, administrada aproximadamente 1 a 2 horas antes del evento, suele ser suficiente. La dosis puede variar de 2 a 5 mg por kilogramo de peso corporal.

Es importante tener en cuenta que estos son rangos de dosis generales y es posible que no se apliquen a todos los perros. Su veterinario tendrá en cuenta la situación específica de su perro y podrá recetarle una dosis diferente según su criterio profesional.

Siempre siga las instrucciones de su veterinario con respecto a la dosis y administración de trazodona para su perro. No ajuste la dosis ni suspenda el medicamento sin antes consultar a su veterinario, ya que los cambios bruscos podrían tener efectos adversos en la salud de su perro.

Efectos secundarios de trazodona para perros

La trazodona se considera segura para los perros cuando la administra un veterinario. Sin embargo, como cualquier medicamento, puede tener posibles efectos secundarios. Algunos posibles efectos secundarios de la trazodona en perros pueden incluir:

Sedación y somnolencia: La trazodona puede causar somnolencia y sedación, especialmente cuando se administra en dosis más altas. Es importante controlar el nivel de actividad de su perro y ajustar la dosis si es necesario.

Molestia gastrointestinal: En ocasiones, la trazodona puede causar trastornos digestivos como vómitos, diarrea o pérdida del apetito. Si estos síntomas persisten o empeoran, es importante consultar a su veterinario.

Cambios en el comportamiento: En algunos casos, los perros pueden experimentar cambios de comportamiento, como mayor agitación, inquietud o excitación inusual. Si nota algún cambio significativo en el comportamiento de su perro, es fundamental que informe a su veterinario.

Presión arterial baja: La trazodona puede disminuir la presión arterial en algunos perros, lo que provoca síntomas como debilidad, mareos o desmayos. Si su perro muestra estos síntomas, comuníquese con su veterinario de inmediato.

Reacciones alérgicas: Aunque es raro, los perros pueden tener reacciones alérgicas a la trazodona. Los signos de una reacción alérgica pueden incluir hinchazón, picazón, urticaria, dificultad para respirar o colapso. Busque ayuda veterinaria de inmediato si observa estos síntomas.

Es importante tener en cuenta que no todos los perros experimentarán efectos secundarios y la mayoría de los efectos secundarios son generalmente leves y temporales. Sin embargo, es fundamental controlar de cerca a su perro después de comenzar con la trazodona e informar cualquier síntoma a su veterinario de inmediato.

Siga siempre las instrucciones de su veterinario con respecto al uso de trazodona y no ajuste la dosis ni suspenda el medicamento sin hablar primero con su veterinario.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Trazodona para perros: usos, dosis y efectos secundarios puedes visitar la categoría Salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
Esta web utiliza cookies, puedes ver la política de cookies aquí.    Más información
Privacidad